Drones: una amenaza para nuestras comunicaciones inalámbricas (Parte I)

Llegan las Navidades y los drones volverán a ser el regalo estrella Pese a los innumerables usos que se pueden dar a estos vehículos aéreos no tripulados (en los últimos meses hemos podido ver usos muy diversos desde tareas como la inspección de cultivos, labores de rescate en playas, etc.). En esta entrada vamos a ver como los drones también pueden suponer una amenaza para la seguridad, ya que en su carga útil pueden portar equipamiento tecnológico para poder realizar ataques, además de que son complicados de detectar y detener.

Situación actual en España

En la actualidad existen en España 2.600 aeronaves no tripuladas registradas y 1.212 operadores de drones de menos de 25 kilos cuya principal actividad es la fotografía y las filmaciones aéreas.

El 4 de Julio de 2014, el Consejo de Ministros aprobaba una ley provisional debido al descontrolado aumento de estos dispositivos, con el objetivo de evitar accidentes y usos fraudulentos de Drones en España. Hasta aquel entonces, el uso de los Drones estaba en un limbo legal. Con esta ley se crearon ciertas restricciones. Actualmente se están tramitando cambios en la ley para adaptarse a las sugerencias y peticiones demandadas por la AESA.

Drones: una amenaza real

La versatilidad para incorporar dispositivos en su carga útil, tales como cámaras, sensores capaces de captar y enviar datos, hasta armas o explosivos, hacen que estos vehículos se conviertan, si hablamos de seguridad, en “un gran desafío”

Si nos centramos en las comunicaciones inalámbricas, y dado que un drone es capaz de transportar en su carga útil dispositivos electrónicos, se podrían utilizar estos vehículos para vulnerar nuestras comunicaciones. A continuación se puede observar un proyecto llamado “Crozono” que permite a un atacante vulnerar la seguridad de una red Wireless; este software puede ser transportado en una RaspberryPi a bordo de un drone lo cual nos facilita la capacidad de acercarnos al objetivo y realizar un ataque a redes inalámbricas que pueden no captarse desde puntos exteriores al objetivos.

En esta primera entrega sólo hemos visto uno de los posibles ataques. En las siguientes entradas veremos las implicaciones que puede tener, que un drone lleve en su carga útil, dispositivos como jammers, o equipos SDR que permitirían a un posible atacante realizar ataques mucho más sofisticados.

Anuncios
Tagged with: , , , , ,
Publicado en Blog, Spanish (ES)
Twitter
A %d blogueros les gusta esto: